Centro de Belleza en Alicante Inés Terrón cuida de ti como te mereces
Centro de Belleza Inés Terrón
Calle Bailén 1 en 03001 Alicante, España
Pide cita en el teléfono:
965 202 894

El blog de Inés Terrón

01
Feb

Piel bajo cero

En invierno es difícil mantener la piel en estado optimo, el frío, el viento, la contaminación y sobre todo los cambios bruscos de temperatura, la hacen mucho más vulnerable que en otras estaciones.

la-piel-en-invierno

El cambio brusco de estas temperaturas, debido sobre todo el calor seco de las calefacciones atacan, a la capa protectora la llamada hidrolipídica y aunque la piel tiene sus propios mecanismos de defensa para combatir estos extremos, si no está cuidada adecuadamente, puede sufrir trastornos y uno de ellos es la deshidratación.

Se llama deshidratación estacional, lo notamos porque nuestra piel no está cómoda, está sensibilizada, tirante y se reseca, aunque utilicemos los mismos productos de siempre. Es el momento de aportarle el confort cuando más lo necesita, además hay que diferenciar una piel seca de una deshidratada.

La piel seca está falta de lípidos, tendiendo a ser mucho más fina y en invierno tiende a la tirantez y a la irritación en toda la cara de forma permanente.

La piel deshidratada está falta de agua, bien por la falta de retención de la humedad o por la pérdida de dicha humedad en la epidermis. Es más áspera y nota el efecto del frío de forma temporal sobre todo localizado en las mejillas.

Pero, no solo es importante proteger la cara, también las manos y fundamentalmente los labios, pues son las zonas más expuestas al frío.

Ya hemos dicho que, el invierno no es el mejor amigo de la piel y aunque ella tiene mecanismos de autodefensa hay un sinfín de tratamientos para nutrirla e hidratarla para que la bajada de los termómetros, solo sea una anécdota para ella.

Desde el Centro de Belleza Inés Terrón os proponemos tratamientos para paliar estos efectos con productos como: el acido hialurónico, la manteca de karité, los aceites de Jojoba, Omega3 y Omega 6, además de los extractos de células madre, cera de abejas, aceite de avellanas, fosfolípidos de soja y vitaminas A y B6.

Todos estos ingredientes y otros muchos, son los responsables de que con los tratamientos adecuados, la piel esté mucho más nutrida ya que actúan como un bálsamo sobre la piel seca y necesitada de regeneración, devolviéndole al rostro la hidratación y el equilibrio que necesita.

Con nuestros tratamientos y la crema adecuada, capaz de mantener la elasticidad y el buen tono de la piel, definitivamente podemos plantar cara al frío, ayudándola a combatir el estrés medioambiental, mejorando la barrera lipídica de la piel y reduciendo las molestias.